Saboreo el coño de mi prima tetona

Tanto mi prima tetona y yo tenemos la suerte de haber sido dotadas de una poderosa delantera. Será cosa de la genética, pero el caso es que aunque tenemos a los tíos detrás nuestro cada día, esa tarde preferimos enrollarnos. Y es que ella lleva tiempo fantaseando con una follada lésbica conmigo y al final, me dejé llevar y le dejé comerse mi coño en medio del sofá del salón.