Se disculpa ante su hijastra metiéndole un polvazo en casa

Este tipo ha olvidado recoger a su hijastra, la cual había salido a vender galletas. Tras recogerla se disculpa y además, le da unos consejos para vender más, como desabrocharse la camiseta y enseñar más carne. La chavala se lo toma como una declaración de intenciones y tras ver como la miraba, la cosa entre las dos se puso muy dura. Tanto fue así que al poco rato, la tuvo de rodillas chupándole el rabo y pidiéndole que se la metiese duro durante toda la tarde.