Sexo en el bosque con mi abuelita

Mientras mi abuela recogía plantas, yo me echaba la siesta bajo los árboles. Pero entonces, la vieja se acercó y empezó a chuparme la polla, hasta convencerme de tener sexo en el bosque con ella. No pude evitar seguirle la corriente y al final, penetré su coño arrugado allí mismo.