Soy muy juguetona y se lo dejo claro a mi padrastro en la cama

Siempre he sido muy juguetona con mi padrastro, aunque hasta ahora la cosa con él no había pasado a mayores. Pero cuando una tarde nos quedamos a solas y me fijé en su paquete, no pude evitar agarrarle el rabo y chupársela en el sofá. Él no se lo esperaba pero le gustó tanto que al día siguiente, fue a buscarme mientras me echaba la siesta y volvió a ponerme su rabo a tiro, probándolo en un polvazo bestial del que mi madre jamás supo nada.