Sucumbí al pollón de mi hermano mayor en un polvazo

No se ni como pasó, pero esa tarde a solas con mi hermano terminamos desnudos y follando duro. Todo empezó con unas caricias inofensivas, pero pronto su pollón se puso duro y no pude evitar fijarme. Salió mi lado de zorra y como no, acabé chupándosela y a cuatro patas en el sofá, donde embistió mi coño con fuerza y me llevó al orgasmo varias veces.