El superdotado de mi primo me lleva al orgasmo con su pollón

Siempre me habían dicho que mi primo era un superdotado de cintura para abajo, así que me empeñé en averiguarlo por mi cuenta. Una tarde a solas con él se lo dejé caer y me lo demostró bajándose los pantalones y sacándose ese pedazo de rabo que tiene. Pronto me quedé con los ojos bien abiertos y me lancé a por él, hasta disfrutar de una monumental follada en le sofá, donde taladró mi coño como nadie hasta ahora.