Sus sobrinas son unas golfillas y lo comprueba en la cama

No sabia muy bien para que le querían sus sobrinitas, pero cuando se quedó solo con ellas pudo comprobarlo. Las dos jovencitas empezaron a meterse mano y a besarse en la cama, algo que pronto puso a tono al tipo. Pero no contentas con ello, ambas golfillas le invitaron a pasarlo bien y compartieron su rabo, marcándose un trío donde se turnaron para gozar de su querido tío.