Tarde de sexo con mis dos primas

Cuando me metí en el cuarto de mis primas para ayudarlas a escoger ropa, no pude evitar fijarme en lo buenas que estaban. Encima se paseaban en bragas y yo estaba cada vez más cachondo. Entre bromas, sugería la idea de tener sexo los tres juntos y parece que al final se lo tomaron en serio, ya que pronto se desnudaron y compartieron mi rabo como dos zorras sobre la cama.