Tengo un abuelo cachas y le seduzco en la ducha para que me folle

A medida que he ido creciendo, me he ido dado cuenta de que mi abuelo está bastante cachas para la edad que tiene. Poco a poco me ha ido atrayendo más y una tarde, decidí meterme en la ducha mientras él se afeitaba, para seducirle con mis tetazas naturales. El hombre apenas pudo resistirse y al final, disfruté de su rabo delante del espejo, para luego recibir toda su lefa en mi boca.