Tiene una abuela cachonda y disfruta de ella en el sofá de casa

Le encanta pasar el rato con su abuela cachonda, la cual siempre se muestra muy simpática y abierta con él, aunque el chico no esperaba que reaccionase como lo hizo cuando se quedaron solos. Y es que la señora anda tan necesitada y desde hace tanto tiempo que al final, se tuvo que agachar y pedirle rabo a su nieto, que no dudó en seguirle el juego hasta darle rabo en el sofá del salón.