Tras espiar a su sobrina, la jovencita no dudó en ir a por su rabo

Mientras su sobrina tomaba el sol, este tipo no pudo evitar espiar a semejante golfilla en bikini y como no, acabó cachondo perdido. De reojo en la hamaca ella lo acabó pillando y decidió ir a pedirle explicaciones. Quería quitarle hierro al asunto, pero la morena empezó a contonear las caderas y a mostrarle su culito y claro está, pronto notó su empalme. Fue entonces cuando se quitó el bikini y le dejó probar eso que había estado mirando, en una brutal follada juntos en medio del salón.