Tuve que dejarme llevar al ver a mi tía tan cachonda en casa

Para que me disciplinase un poco, mis padres me mandaron a casa de mi tía, la cual siempre ha sido muy estricta. Yo estaba un poco asustada y me propuse hacer todo lo que me pidiese. Pero jamás pensé que la pillaría tan cachonda y que al poco rato de estar a solas, fuese a besarme y a meterme mano allí mismo. Al final me dejé llevar y no pude evitar practicar sexo lésbico con ella por toda la casa.