Una corrida facial antes de acostarme

Necesitaba dormirme y para ello, antes decidí leerme un libro en el salón. Pero entonces apareció mi padrastro y me dio algo mejor para relajarme, su rabo el cual chupé con mi garganta profunda, hasta recibir una corrida facial que me dejó con ganas de soñar con los angelitos.