Uso crema y masajeo a mi suegra para terminar follando juntos

Tras coger la crema, me dispuse a darle un masajito a mi suegra, la cual llevaba meses pidiéndomelo. La señora se puso desnuda ante mi y decidí ponerme manos a la obra, hasta llegar incluso a masajearle las tetas. Ella empezó a ponerse a tono y por supuesto, yo también, por lo que pronto decidimos dejarlo y nos fuimos a la cama. Al final ni masaje ni leches, lo que quiso la madurita era sexo y no dudó en pedírmelo y en abrirse de piernas para mi.