Vaya pollón que tienes papá!!

Tras llegar de la escuela, fui a mi cuarto y cual fue mi sorpresa, cuando vi a mi padre en pelotas y con su pollón erecto. Me quedé de piedra al ver el tamaño de su rabo y en mi mente, solo pasó la idea de probarlo en mi coño. Así que mientras usaba su móvil para grabarlo todo, yo lo probé en mi boca y en mi coño con mucho gusto.