Vaya sorpresa me tenía reservada la zorra de mi tía

No sabía muy bien para que me quería mi tía, pero cuando llegué a su casa vi como me tenía reservada una sorpresa muy especial. Y es que la señora me recibió con un traje muy sexy con el que se le veía casi todo y al poco rato, hasta me enseñó sus tetazas. Yo no pude controlarme y al final, terminé metiéndole mano hasta que al final, acabamos follando duro juntos en el sofá, terminando el polvo con una corrida sobre su cara de golfa.