Visito a mi abuela y disfrutamos de nuestros coños en la cama

Como anda un poco sola, siempre visito a mi abuela para ver como está y hacerle compañía. Ella siempre cuidó de mi y ahora, quiero hacer lo mismo con ella para devolverle el favor. Aunque lo que terminamos haciendo esa tarde no se lo contamos a nadie, ya que juntas disfrutamos de nuestros coños en una follada lésbica. Fue algo improvisado, pero no pudimos evitarlo y al final, nos fuimos directas a la cama donde desnudas nos dimos placer mutuamente.